maquina rio cachapoal

La problemática que rodea la extracción de áridos es un tema que no es nuevo y que se viene discutiendo hace varios años por los principales actores involucrados en esta actividad.
Una situación que ha generado la preocupación de distintos estamentos, entre estos, la Cámara Chilena de la Construcción. Por ello, su filial Rancagua decidió ir más allá, y ha liderado la convocatoria para reunir a representantes de los extractores de áridos, de las empresas que se nutren de este material para desarrollar proyectos, y del sector público en busca de plasmar soluciones concretas que permitan regular esta actividad, que en el último tiempo ha estada cuestionada por los efectos negativos que genera al medio ambiente y a la infraestructura, especialmente cuando se realiza de forma ilegal o se transgrede la normativa.
Y en la mesa de trabajo de este martes estuvieron presentes representantes de distintos estamentos del sector público, quienes dieron a conocer su mirada respecto a este tema. De aquí, nace la necesidad de aunar posiciones con los empresarios del rubro.
Tanto el sector público como el privado coinciden en que es clave avanzar en la generación de mecanismos y herramientas más eficientes, por ejemplo, agilizar la entrega de permisos para esta actividad; así como la necesidad de mejorar los mecanismos de fiscalización, no solo a las empresas que buscan formalizar su actividad, sino que también a aquellos que los hacen de manera ilegal; y que están generando un grave daño al cauce del río. Todos esfuerzos que finalmente apunten a regular una actividad necesaria para el desarrollo de distintas actividades económicas, como obras públicas, construcción, minería.
De ahí que es clave escuchar a todos los actores, y proponer y establecer cambios o modificaciones que permitan el desarrollo de esta actividad, sin generar riesgos a la infraestructura o en materia medioambiental.

Diario El Tipógrafo