CChC y sector público abordan la problemática de la extracción de áridos en el río Cachapoal

Este martes se llevó a cabo una nueva mesa de trabajo organizada por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) Rancagua, instancia que reunió a representantes del sector público para discutir respecto a la problemática en el proceso de extracción de áridos en el río Cachapoal.

La instancia reunió a los seremis del Medio Ambiente, Rodrigo Lagos; y de Salud, Rafael Borgoño; al jefe regional de la Superintendencia del Medio Ambiente, Santiago Pinedo; además de representantes de la Dirección General de Aguas (DGA) del MOP; del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), y socios de la Cámara Chilena de la Construcción Rancagua, encabezados por el vicepresidente Gremial, Cristian Anex; el vicepresidente de Gestión, Pablo González; el Consejero Nacional, Patricio Ferrer y Gonzalo Aceituno, presidente del comité de Proveedores, quienes recalcaron el rol articulador de la institución.

En la instancia, los invitados coincidieron en la necesidad de regular esta actividad y de generar mecanismos que permitan una extracción que no tenga efectos negativos en el medio ambiente o en la infraestructura existente.

Es por ello, que la Cámara Chilena de la Construcción ha liderado este tipo de instancia, en busca de generar compromisos entre los distintos actores que se desarrollan esta actividad.

Cristian Anex, vicepresidente gremial de la CChC Rancagua, recalcó que “la Cámara tiene el rol de ser articuladores de esta mesa de trabajo”. Destaca que el objetivo de este tipo de encuentro es que “los actores que están relacionados al río Cachapoal y con la extracción de áridos se pongan de acuerdo”. Recalca que “es importante entender el proceso completo, pero siempre en una actitud propositiva”, es decir “tenemos un problema, la región tiene un problema respecto de cómo explotamos el río Cachapoal”.

Cristian Anex señala además que producto de este encuentro surgieron una serie de ideas que van en la línea de mejorar los procedimientos que envuelven la extracción de áridos. Por ejemplo, “reforzar el proceso de presentación de las empresas de sus proyectos hacia las autoridades, con un instructivo, con una guía que les ayude paso a paso”, destaca Anex.

Por otro lado, se habló de la creación de un Comité Técnico que entregue observaciones al momento en que las empresas  extractoras de áridos presenten sus proyectos, a fin de acortar los plazos de aprobación y así lograr “retroalimentar directamente a quien está presentando el proyecto”.

La idea “al final de esta jornada es estar sentados todos en la mesa y generar un acuerdo público-privado en donde todos dejemos derechamente establecidos nuestros derechos y nuestros deberes con respecto a esto. Por lo cual si nosotros somos capaces de generar los mecanismos para que estos procesos sean más rápidos, de mejor calidad, que cumplan la normativa, vamos a ser un ejemplo que podemos exportar a todas las regiones”, concluye el vicepresidente gremial de la CChC.

Para el jefe regional de la Superintendencia de Medio Ambiente, Santiago Pinedo, esta instancia de trabajo “es el puntapié inicial, es la piedra angular para comenzar a trabajar en un tema que para la región es muy relevante. Este es uno de los conflictos ambientales que tiene esta región que es muy importante. Yo espero que termine en una guía, en un informe. Además, que se incorporen nuevos actores para que seamos un ejemplo para otras regiones de lo que está haciendo en este sentido”, manifestó Pinedo, quien agrega que “el objetivo principal de esta mesa es que las empresas cumplan la normativa ambiental y la consideren como una externalidad positiva, más que una externalidad negativa”.

Las principales infracciones que incurren las empresas extractoras de áridos
Uno de los participantes de la mesa de trabajo organizada por la Cámara Chilena de la Construcción Rancagua fue el jefe regional de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), Santiago Pinedo, quien detalló las principales transgresiones a la normativa que incurren las empresas extractoras de áridos.

Respecto de aquello, Pinedo explica que “nos hemos percatado que se está extrayendo fuera de los polígonos autorizados por las resoluciones de calificación ambiental”, así como también da cuenta de empresas que “están operando sin los permisos sectoriales o sin las autorizaciones ambientales correspondientes”.
Otra de las irregularidades detectadas dice relación con “extracciones de volúmenes que superan los permitidos por la resolución de calificación ambiental”.

Para llevar a cabo las fiscalizaciones, la oficina regional de la SMA cuenta con cuatro funcionarios. Ante lo cual, Pinedo acota que “con este equipo profesional de alto nivel, logramos realizar estas fiscalizaciones”, sumando desde 2015 “junto con la DGA y la DOH un trabajo en conjunto de apoyo para la fiscalización de áridos”.

En el caso de la fiscalización a las empresas que extraen áridos en forma ilegal, la SMA actúa mediante la figura de la elusión, la cual se encuentra en su normativa legal y se aplica cuando una empresa realiza labores de extracción sin ingresar al Sistema de Estudio de Impacto Ambiental.

Ante lo cual, la SMA ingresa un requerimiento al Servicio de Evaluación Ambiental “para que ese proyecto sea analizado, estudiado y una vez que ingresa tenga su resolución de calificación ambiental”, detalla Pinedo. Si la empresa se niega a ingresar al Sistema de Estudio de Impacto Ambiental, la SMA puede sancionar: “Va desde una amonestación por escrito, a multas que van dese 1 a 10 mil UTA”.

Por su parte, José Miguel Goicolea, director de la DGA, explica que este organismo “participa en un proceso de fiscalización en los causes cuando existen alteraciones evidentes con motivo de las extracciones de áridos”.

Fruto de ese trabajo en terreno se ha podido determinar que “hay un uso indiscriminado de áridos que no ha sido suficientemente riguroso en sujetarse a permisos o a visaciones técnicas”, ya que “quienes están extrayendo áridos derechamente no cuentan con los permisos o si cuentan con los permisos, muchos van más allá de lo que se otorgó”.

A su juicio “estamos en un punto de no retorno, en el sentido de que no recuperamos el río o se va a generar un impacto que ya no tenga vuelta atrás” y justamente “eso es lo que estamos trabajando ahora con la Cámara Chilena de la Construcción e involucrando a todos los actores para salvar el cauce del río Cachapoal y que, si bien tiene una intervención importante, es salvable”, recalca.
También aclara que como DGA “no estamos optando por impedir todo tipo de extracción, sino que se haga una extracción pero sustentable y eso es lo que tenemos que ir trabajando”.